Palacio del Postigo Boda

Bodas en otoño, ¿por qué no?

¿Te atreves a casarte en otoño? La primavera y el verano son las épocas del año en las que se concentran el mayor número de bodas, los novios que se arriesgan y apuestan por una ceremonia otoñal son sin ninguna duda calificados como el ‘rara avis’ de las bodas.

Pero ahora, las cosas están cambiando y los ‘millenials’ apuestan por esta estación para festejar uno de los días más especiales de la vida.

Todas las estaciones tienen su magia, pero celebrar la boda en otoño puede ser una elección diferente y especial, con la que desmarcarse y triunfar. Te damos algunas razones:

 

Clima y decoración, puntos distintivos

El clima es ideal, ni calor ni frío; esta condición, permite tanto escoger distintos ambientes y lugares sin problema como una vestimenta mucho más variada… ¡Qué poco que duran las americanas en su sitio después de una ceremonia estival!

La decoración es otro de los puentes fuertes en los que sobresalen las bodas de esta época. Muchas personas adoran la caída de las hojas, la vegetación en los suelos, los paisajes repletos de maderas húmedas, con aromas a lluvias, a leña, a setas de temporada, a ras de tierra o perfumes oxidados de la naturaleza.

Jardín del Palacio del Postigo durante la estación

Ahorro, la mayor ventaja

La inmensa mayoría de bodas se celebran en primavera o en verano. En otoño las salas de banquete están prácticamente vacías, se puede elegir con casi absoluta libertad la fecha y normalmente los costos se reducen. Sin  tanta  demanda  todo  sale  más económico.

 

Más disponibilidad, menos posibilidades de que fallen los invitados

Seamos claros, en verano, entre vacaciones y eventos, siempre termina fallando un pequeño porcentaje de la lista de invitados. En otoño eso no suele ocurrir, no hay tantos compromisos y ello se asegura la asistencia de la mayor parte de los invitados.

 

El papel diferencial de la novia

Debido a las condiciones climáticas del otoño la novia podrá vestir de manera especial, utilizando colores marfil, beiges, dorados o tostados e incorporar elementos de moda estilosos como paraguas de boda, boleros, blazers, chaquetas o velos.

Con los peinados también se puede armonizar el otoño: melenas sueltas decoradas con diademas o flores, trenzas largas, moños con caída del pelo natural…

 

Menús de boda, originales por la época

 

Solomillo con salsa de setas

La cocina de Alberto Soto se basa en crear menús elaborados con productos de temporada y de cercanía. El otoño es una de las épocas del año con mayor riqueza gastronómica. Setas, quesos, frutos secos, verduras de temporada como berenjenas, calabazas, pimientos, espinacas.

Lo mismo ocurre en los postres, ahora se pueden elaborar postres calientes con chocolate, café o toffee.

Tres chocolates de Alberto Soto

Fotos más bonitas

Durante estos meses se crean estampas espectaculares: fotos con los dorados rayos de sol reflejados en las hojas caídas de los arboles; una mezcla de los tonos dorados y amarillentos de la luz con los colores cremas, grises y marrones de las hojas secas.

Leave a Comment